Algunas de las personas que asisten a ceremonias con ayahuasca buscan una forma de curación. Curación de su estado físico, de sus emociones o de sus relaciones. Algunos acuden con otro objetivo y al finalizar la ceremonia también hablan de que la ayahuasca los ayudó en algunos aspectos de curación física o interna. ¿De qué hablan las personas que desean la curación y a qué se refieren quienes afirman haberla encontrado?

La Ayahuasca es una medicina tradicional de la selva amazónica que se ha usado durante más de 5,000 años para el auto-conocimiento y la sanación del cuerpo y la psique.

Hay algunas sustancias dañinas para el cuerpo y la mente que algunas personas usan de una forma regular. Aunque se conocen hace tiempo, no fue sino hasta el siglo XX y, más exactamente finales del siglo XX, que se popularizó el término “drogas” para estas sustancias.

Una ceremonia con ayahuasca es algo maravilloso, y muy intenso. Los aspectos deleitantes pueden ser lo más exquisito que has sentido en tu vida, y los aspectos desafiantes pueden ayudarte a limpiar los recovecos de tu mente y cuerpo, y dejarlos libres de toxinas. La experiencia, en general, es hermosa y la energía de la medicina de la ayahuasca es amorosa. Pero puede remover lo que nosotros traemos cargando con el afán de limpiarnos; y lo removerá con una fuerza que pocas veces se imaginan las personas que no han tomado la medicina. Imagina a una Madre y Maestra que te amará y te enseñará, pero también a una Sanadora que te ayudará a remover lo que te daña en los aspectos físico, mental y emocional: si hay muchas toxinas, mucho se moverá. Si mucho se te puede mostrar, mucho se te mostrará. Si mucho se te puede enseñar, mucho se te enseñará. Y si algo necesitas mucho para crecer y liberarte, el Gran Espíritu y la Abuelita Ayahuasca buscarán la manera de facilitártelo con la mayor limpieza y bondad posibles.

Joomla Themes designed by Web Hosting Top